Es importante conocer 2 aspectos: la emoción de la tristeza se puede presentar desde el momento del diagnóstico, ya que cambia la realidad, junto con sentimientos de indefensión y vulnerabilidad, eso dependerá de los recursos con que cada paciente cuente.

La tristeza prolongada en el tiempo (más de 2 semanas) puede causar depresión. La depresión es un tipo de trastorno del estado de ánimo; puede hacer que sea más difícil de sobrellevar el tratamiento del cáncer.  Los síntomas de depresión pueden aparecer justo después del diagnóstico o en cualquier momento durante o después del tratamiento.

Estos síntomas varían de leves a graves. La depresión grave afecta las relaciones de una persona y su vida cotidiana. Es por ello la importancia de detectarlo a tiempo y atenderlo mediante el acompañamiento de un profesional especializado en psicooncología.